Bulldog

Compartir articulo:
El Bulldog está considerado una raza de origen británico pero son descendientes del antiguo perro griego también llamado perro de toro maltés, raza que al introducirse en Inglaterra a partir del siglo XIII se cruzó con antiguos mastines dando lugar al ancestro del actual Bulldog.

Originalmente eran perros que ayudaban a los carniceros, básicamente su cometido era hacer correr a los toros llegando incluso a morderlos ya que un rasgo de los Bulldog es la valentia para enfrentarse con animales de gran tamaño como toros, osos o leones. Posteriormente fueron empleados como perros de pelea lo que provocó un desarrollo de la raza con tal propósito, aunque a mediados del siglo XIX estuvo a punto de desaparecer debido a la prohibición que hubo en Inglaterra del supuesto deporte de morder toros.

Los Bulldogs físicamente son inconfundibles, son  perros no muy grandes (entre 30 y 40 cm de altura y pueden llegar a pesar hasta 25 kg) con un pecho muy ancho y una cabeza grande en comparación con el resto del cuerpo. Otras características que los hacen inconfundibles son los gruesos pliegues de piel en su frente, su hocico chato, la papada colgante bajo el cuello y los labios caídos. Poseen un pelo corto, liso y elegante con una variedad de colores que puede ir desde el rojo, beige, blanco o atigrado. 

Como animales de compañía, los Bulldogs, son animales nobles y de temperamento apacible, llegando a ser muy buenos con los niños siempre y cuando no se abusemos de su paciencia. Son perros muy sociables tanto con los miembros de la familia como con el resto de mascotas, además no requieren mucho ejercicio que junto a su facilidad para adaptarse a vivir en espacios pequeños les convierte en una de las mascotas ideales, el único inconveniente que presenta esta raza es su exceso de salivación.

Aún no hay comentarios, se el primero en decir algo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *